El empleo es la mejor forma de colocación de tareas que pueden hacer las personas. El trabajo es una virtud que nos edifica el alma siempre que esta no altere ni perjudique la personalidad de los demás y de nosotros mismos. Con el trabajo se puede alcanzar muchas cosas en la vida, o quizás con el esfuerzo que significa trabajar podemos tener las cosas que anhelamos alguna vez. Ahora bien, ¿cómo podemos conseguir un empleo para quienes nos dedicamos a la cocina? O ¿qué recomendaciones tuviéramos para elegir uno apropiado?

consejos para conseguir un empleo de cocinaConsejos básicos

Para conseguir un trabajo digno de cocina es necesario cumplir por lo general las normas y pautas que se suele dar en cada restaurante. Por ejemplo, si un restaurante necesita personal para cocinar, el dueño será la persona encargada de manifestar los requisitos para poder trabajar, este puede ser, cierta edad, experiencia, talento, certificado de estudio…etc.
Hay que recordar que estas normas y reglas o requisitos son dados por el dueño o por el encargado del negocio.
Pero, ¿Cómo saber exactamente si este empleo es para mí?

Autoevaluémonos

Antes de asistir a nuestra entrevista personal nosotros debemos de autoanalizarnos. Preguntémonos por ejemplo, ¿Cuántas horas resiste mi cuerpo para trabajar en cocina?, ¿Cuál es mi meta y horas de trabajo que quiero lograr?, ¿Me importa el dinero que voy a ganar?, ¿Será justo mi salario?…etc. Para ello necesitamos ser conscientes consigo mismo y sincero.
Ahora bien una vez evaluado algunas pertinencias, vayamos al trabajo.
Cuando estemos en el trabajo el dueño nos planteará una serie de preguntas, como por ejemplo, ¿Cuántos años tienes?, ¿Tú nombre y apellido y de dónde vienes?, ¿Alguna experiencia?, ¿Grados de estudios?…etc. Recuerda seguir al pie de la pregunta y siempre demostrando nuestra educación y nuestra sinceridad.
Conforme vaya pasando el tiempo, se hará un intercambio de preguntas, tú le preguntarás sobre el sueldo, días de descanso, horas de trabajo…etc. Con los datos obtenidos de las preguntas y respuestas tú podrás decidir. Para ello decides aclarar amablemente la petición de un favor, le dices al dueño o a la persona que si podría pensarlo. Aunque ello resulte un poco mal educado, es necesario hacerlo cuando tengamos alguna duda. Además ello nos permitirá detectar si estamos aptos o no.
Lo más importante es despedirse con una sonrisa y educadamente. Dándole las gracias por la oportunidad que ello permite. Y pasar a retirarse.